Es oficial: Los investigadores han descubierto una segunda Tierra

Ir abajo

Es oficial: Los investigadores han descubierto una segunda Tierra

Mensaje por Cybernauta el Sáb Oct 06, 2018 10:14 pm


Los científicos han confirmado la existencia de una segunda Tierra localizada en el sistema solar Próxima Centauri. Se cree que el planeta presenta océanos de la misma forma que nuestro hogar y es probable que albergue vida alienígena. En el pasado, miles de exoplanetas fueron detectados a lo largo del universo, pero ninguno de ellos es como Próxima b. Según los investigadores, este astro presenta “cualidades muy prometedoras”. A continuación te contamos todos los detalles de esta noticia.

El nuevo mundo encontrado es rocoso, ligeramente más grande que la Tierra y está localizado en la distancia idónea para que el agua que albergue permanezca en estado líquido. La estrella Próxima Centauri es una de las más cercanas a nuestro hogar, y es posible que el agua de uno de sus astros genere vida extraterrestre. Próxima b es exactamente 1,3 veces el tamaño de nuestro planeta y esta localizado a 4 años luz de nosotros. Sin embargo, aunque esta distancia suene no muy grande, es insalvable.

La distancia que nos separa es de unos 40 trillones de kilómetros. Si los humanos desean viajar allí tendrán que usar una tecnología de máxima velocidad o una nave que permita vivir a varias generaciones en ella… Si se prueba que este astro es ciertamente una “segunda Tierra”, podría ser una de las mejores opciones para una futura colonización humana. Y es que en un futuro no muy lejano es posible que la humanidad no pueda continuar habitando en su hogar, con lo que ya se valoran segundas opciones…

Los investigadores creen que la temperatura de su superficie podría estar entre los -90ºC y los 30ºC. La distancia entre la Tierra y Próxima b puede ser vista como inabarcable, pero es muchísimo más pequeña que la que nos separa de otros planetas candidatos a ser habitables. Por ello, este astro sería el más indicado para el primer viaje interespacial de la humanidad. Próxima Centauri es una estrella conocida por el nombre de enana roja que se aloja en la constelación de Centaurus.

La estrella misma es demasiado débil como para ser observada a simple vista, pero en los meses recientes, los científicos de todo el mundo no le han perdido ojo. Guillem Anglada-Escudé es el astrofísico líder de la investigación de este planeta, el cual comentó: “La historia de mucha gente y sus esfuerzos han llevado a este descubrimiento. La búsqueda de vida en Próxima b es el siguiente paso que debemos realizar”, expresaba este experto en el cosmos, quien no espera conseguir encontrar a nuestros “vecinos”.

Si al final hallamos un rastro de vida inteligente, significaría que otras formas de vida habitan en la estrella más cercana al Sol… Una de las principales características que distinguen a este planeta de la Tierra es que la luz que recibe de su estrella esta cerca de ser infrarroja. Estas frecuencias lumínicas interactúan mucho más poderosamente con el vapor de agua y el dióxido de carbono en la atmósfera, lo que afecta al clima de nuestro modelo de planeta. Ante este problema existen muchas opiniones de los diferentes astrónomos.

“De hecho, hemos encontrado que moviéndose en órbita excéntrica, es bastante posible que su superficie sea habitable,” expresó el investigador James Manners, que también estuvo involucrado en el proyecto. “Sin embargo, esto puede tomarnos un tiempo. Simplemente viendo los astros que forman nuestro sistema solar sabemos que son increíblemente diversos y complicados. ¡Tenemos mucho que aprender!” Casi nadie en la comunidad científica se arriesga a asegurar el hecho de que haya alienígenas en Próxima b, pero algunos de muestran más optimistas que otros.

Un informe de la agencia espacial americana (NASA) del año pasado explicó detenidamente las razones que tenemos tanto para pensar que este astro sea nuestro próximo hogar como para dejar de fijarnos en él. El documento se centraba en la diferencia de nuestra atmósfera con la de este cuerpo celeste, pues es posible que su protección contra la radiación estelar sea mucho menor a la que posee la Tierra. De esta forma las probabilidades de habitabilidad se reducirían drásticamente.

A tan solo 4 años luz, Próxima b es el astro fuera del sistema solar más cercano a nosotros. Sin embargo, debido al hecho de que no se le ha visto cruzar enfrente de su estrella, el exoplaneta elude el método usual que tienen los científicos para saber más sobre su atmósfera. En vez de ello, los investigadores tienen que confiar en los modelos para entender si este astro es habitable o no. Un estudio de la NASA utilizó una computadora para saber lo que pasaría si la Tierra orbitara en el sistema solar Próxima Centauri, con la misma órbita que la de Próxima b.

El análisis sugería que la atmósfera de la Tierra no sobreviviría a una distancia cercana de la violenta enana roja. “Hemos decidido tomar el único planeta habitable que conocemos, la Tierra, y ponerlo donde está Próxima b”, explicaba Katherine Garcia-Sage, una científica espacial de la Nasa, quien fue coautora del estudio. Solo porque la órbita de este cuerpo celeste esté en la zona habitable de aquel sistema no significa que podamos vivir allí. El agua líquida no es el único factor que se necesita.

No se ha tomado en cuenta por el momento, si de verdad hay agua, o si la atmósfera y los gases que la forman pueden sobrevivir a su órbita. Como bien sabemos, estas capas que rodean a los planetas son esenciales para la vida tal y como la conocemos. Gracias a la atmósfera se regula el clima, se mantiene una presión para que el agua permanezca en la superficie y provee un auténtico escudo contra el peligroso clima del espacio. Además, también pueden generar y albergar bloques químicos que originen la vida.

Garcia-Sage y sus colegas utilizaron un modelo computacional con la atmósfera de la Tierra, así como su gravedad y su campo gravitacional para acoplar todo como características de Próxima b. También calcularon cuánta radiación produce la estrella Próxima Centauri de media, basándose en las observaciones del Observatorio Chandra de Rayos X. Con esta información, su modelo simuló como la intensa radiación de la estrella y su brillo afectaría al exoplaneta y a su capa de gases.

La pregunta es, ¿cuánto de la atmósfera se pierde, y cuánto tiempo toma este proceso?”, comentó Ofer Cohen, un científico espacial de la Universidad de Massachusetts, quien también lideró el estudio. “Si estimamos ese tiempo, podemos calcular cuánto pasa hasta que la atmósfera se deteriora. Entonces comparamos esto en relación a la edad del planeta.” Una enana roja activa como Próxima Centauri emite una radiación ultravioleta de alta energía energía que ioniza esta capa de gases, neutralizando electrones y produciendo una línea de partículas cargadas eléctricamente.

En este proceso, los nuevos electrones ganan suficiente energía que pueden escapar a la gravedad del planeta y salir de nuevo de la atmósfera. Debido a esto, se crea una atracción de los iones cargados positivamente, los cuales también salen al espacio. En la zona habitable de este sistema vecino, Próxima b encuentra una radiación cientos de veces más poderosa que la que la Tierra recibe del Sol. Esta energía elimina no solo pequeñas moléculas como el hidrógeno, sino que también de elementos más pesados como el oxígeno y el nitrógeno.

El modelo mostró que la radiación de la estrella deterioraría una atmósfera como la de la Tierra unas 10.000 veces más rápidamente que el Sol. “Fue un cálculo simple basado en la actividad promedio de Próxima Centauri. No considera algunas variaciones como el calentamiento extremo de la atmósfera de la estrella o las violentas distorsiones en el campo magnético del exoplaneta. Estos detalles agravarían la ionización y el escape de sustancias imprescindibles…” Comentó García-Sage.

Para entender como este proceso podría variar, los científicos observaron dos factores que empeorarían la pérdida atmosférica. Al principio consideraron la temperatura de la capa neutral, llamada termosfera, y hallaron que cuanta más radiación la calienta, más escape de sustancias se produce. También consideraron el tamaño del casquete polar, el principal punto donde acontece el flujo de estas moléculas hacia el espacio exterior. Y es que el campo magnético es muy importante para estos cálculos. Todo repercute en la habitabilidad final…

“Este estudio trata de observar en un aspecto poco apreciado de la habitabilidad. Cada planeta tiene diferentes sistemas de interacción, y es importante asegurarnos que incluimos estas características en nuestros modelos”, aseguró García-Sage. Los resultados relataron que Próxima b podía perder una cantidad de sustancias igual a la de la totalidad de la Tierra en 100 millones de años, tan solo una fracción de los 4 mil millones de años de Próxima b. Según esta información, sería imposible vivir allí.

Aún así, todavía hay mucho que interpretar y valorar a la hora de llegar a una conclusión definitiva con las características habitables o no de este astro. Y es que existen algunos otros factores que podrían contrarrestar la pérdida atmosférica de este exoplaneta. Entre ellos estarían una actividad sísmica y volcánica masiva o un bombardeo de cometas. Si la órbita se cerrara de tal forma que estuviera más cerca de su estrella de lo que se piensa, no sería posible llegar a vivir allí…

El profesor John Barnes, el cual también se ha dedicado en los últimos años a estudiar Próxima b, comentó acerca de las posibilidades actuales y la esperanza que este cuerpo celeste todavía nos ofrece. “Sabemos que en ese sistema solar tenía que haber un planeta orbitando en una zona donde el agua líquida fuera posible, lo cual es asombroso. Si las siguientes investigaciones concluyen que las condiciones de su atmósfera pueden engendrar vida, sería uno de los mayores descubrimientos científicos jamás realizados…”

La vida podría llegar a este exoplaneta mucho más tarde del momento en el que la humanidad pereciera, según los investigadores. “Próxima Centauri existirá durante cientos o miles de veces más que el Sol”, explicó el profesor Artie Hatzes en un informe. “Cualquier forma de vida podría comenzar a evolucionar después de que nuestra estrella muriera.
avatar
Cybernauta
CybernautaGranMaster
CybernautaGranMaster

Mensajes : 906
Puntos : 1704
Fecha de inscripción : 24/11/2012

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.