La desaceleración de la economía española es, por el momento, ligera, pero el Gobierno se esfuerza por acelerarla.